Publicado el Deja un comentario

Universidades públicas, ¿el mejor lugar para aprender a emprender?

Impulsar el emprendimiento desde las universidades públicas creará un ecosistema más sólido y empresas exitosas que generen empleos.

La educación en México es un tema de análisis profundo. Gran parte de los estudiantes cruzan enormes filtros antes de llegar a una institución de educación superior y es ahí en donde aprenden lo necesario para hacer frente a los retos de la vida profesional. Pero, ¿qué espacios son más significativos para el aprendizaje, universidades públicas o privadas?

¿Son mejores las universidades públicas que las privadas?

Existen opiniones muy variadas respecto a la educación que imparten las escuelas públicas y las privadas, pero pocas veces se ve a las universidades como semilleros de emprendedores, su papel se reduce con frecuencia a creadoras de profesionistas, y lo son, pero también son cruciales pues es son el paso decisivo de las personas al mundo profesional, ya sea que decidan, o no, trabajar por su cuenta.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 8 de cada 10 jóvenes que ingresan a una institución de educación superior logran culminar sus estudios. Sin embargo, la cobertura de la educación superior en México es de apenas el 24% del total de los jóvenes en edad de estudiar la universidad.

El papel de la universidad puede ser mucho más relevante si estos espacios voltean a ver una necesidad profesional cada vez más creciente: el emprendimiento.

La formación profesional no puede estar acotada a materias básicas o problemáticas poco realistas. Sin importar si un profesionista se dedica a la tecnología, medicina o artes, puede ser un potencial emprendedor y con ellos inyectar grandes aportes a la economía y a su comunidad, desde generación de empleos hasta mejorar la calidad de vida con sus productos y servicios.

Universidad pública vs. Universidad privada

El 97% de los estudiantes universitarios manifiestan que tienen algún deseo de emprender ya sea en el corto o mediano plazo.

Está claro que ganas, no faltan. La cuestión es: ¿cómo pueden prepararse estos estudiantes (futuros emprendedores) para salir al mundo y crear proyectos con un mayor potencial de éxito? ¿En dónde se aprende a emprender?

Al observar a las universidades privadas, la gran mayoría de ellas cuentan con espacios que fomentan el emprendimiento, el autoempleo y la aplicación de conocimientos en el diseño de proyectos. Las universidades privadas se caracterizan por tener alianzas con empresas, incubadoras, realizar foros de discusión e incluso el acercamiento por medio de conferencias o eventos a profesionales que ya son emprendedores.

En el sector público, las condiciones de acercamiento al ámbito emprendedor no son tan comunes. Ya sea por limitaciones presupuestarias o por falta de espacios de discusión. Existe una concentración de la atención en la adquisición de conocimientos puntuales y técnicos más que en la creación de proyectos y propuestas propias.

El emprendedor del mañana

No se trata de condiciones excluyentes. Hay casos de éxito que demuestran que más allá de las instituciones el valor, el liderazgo y las habilidades de los jóvenes pueden llevarlos a alcanzar el éxito al emprender pero también es necesario alentarlo.

Las condiciones óptimas son la mejor preparación para los líderes del mañana. Por ello es necesario el apoyo y consideración por parte de sus instituciones públicas. Así como, espacios de calidad y de intercambio de ideas que acerquen a los estudiantes a los grandes sucesos y a la tecnología, para que así puedan aprender a emprender antes de salir al mundo, y sobre todo, que puedan fracasar y aprender del fracaso tanto como puedan.

Añade que las habilidades duras son importantes, los conocimientos técnicos y el aprendizaje, pero el espíritu emprendedor va más allá de eso, es una necesidad de cambiar, mejorar y proponer soluciones.

Las universidades privadas lo saben y trabajan en ello, pero ahora es el turno de las públicas, en donde millones de jóvenes comienzan su formación profesional y muchos de ellos buscarán una oportunidad en el emprendimiento. Es momento de que las universidades del país se conviertan en semilleros de emprendedores y dejen de ser meras fábricas de profesionistas, enseñar a los alumnos a emprender y impulsar su carrera de por vida.

Las mejores Universidades del Mundo

FUENTE: emprendedor.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *