Publicado el Deja un comentario

IBERO firma convenio con la CNEP para analizar procesos de enseñanza y aprendizaje

La colaboración entre nuestra Universidad y la Confederación Nacional de Escuelas Particulares refleja el compromiso y la comprensión de los deberes y necesidades de ambas entidades

Ambas instituciones seguirán haciendo, conjuntamente, investigación educativa.

El Departamento de Educación de nuestra Universidad Iberoamericana Ciudad de México y la Confederación Nacional de Escuelas Particulares (CNEP) suscribieron un convenio de colaboración, con el fin de mantener unidos sus esfuerzos para analizar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

El acuerdo reconoce lo que conjuntamente han hecho y esperan seguir haciendo, en términos de investigación educativa, formación y actualización del profesorado, reflexión sobre la educación y organización de foros, apuntó el Dr. Javier Cuesta Hernández, director de la División de Humanidades y Comunicación de la IBERO.

“La colaboración entre la Confederación y el Departamento, a través de estas labores, no sólo se me antoja estratégica, sino que refleja a la perfección el compromiso y la comprensión de los deberes y necesidades de ambas entidades”.

Sobre la investigación educativa, la Hna. María de Jesús Zamarripa Guardado, presidenta de la CNEP, abundó que debe ligarse a la acción de los centros educativos, a sus contextos y sus realidades; “lo hemos vivido a través de la evaluación investigativa que analiza el sistema de acreditación de la calidad educativa”.

Lo anterior, es algo que se ha compartido con el equipo liderado por el Dr. Luis Medina Gual, coordinador del Doctorado Interinstitucional en Educación de la Universidad, con el que la CNEP coincide en la premisa de que es fundamental para la escuela lo que sucede y lo que requiere, para aportar información y juicios para el diseño de política educativa y para establecer programas educativos de gestión de las instituciones.

En cuanto al convenio, mencionó que se firmó para atender las grandes causas de la educación y abonar a resolver sus necesidades, por ejemplo, en un aula en los pueblos originarios o una en las grandes ciudades.

Finalmente, la hermana compartió: “Queremos que la reflexión sobre la investigación docente y las buenas prácticas de la gestión de los centros educativos sean la fuente que emane intensos diálogos, nuevas alternativas, nobles sueños y mucha esperanza”.

FUENTE: ibero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *