Publicado el Deja un comentario

Estudiantes de la UAM desarrollan web para  resolver conflictos familiares y sexuales

“Vivir el conflicto” fue desarrollada por Jessica Martínez Herrera y Marco Antonio Guzmán Garnica. Obtienen grado de maestros en Diseño, Información y Comunicación.

En un estudio realizado con estudiantes adolescentes del municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, pudo observarse el incremento en el consumo de contenidos digitales en la búsqueda de formas para solucionar conflictos, sobre todo en el contexto del confinamiento por la pandemia por COVD-19; sin embargo, la información muchas veces resultó poco confiable.

Jessica Martínez Herrera y Marco Antonio Guzmán Garnica, estudiantes de la Maestría en Diseño, Información y Comunicación (MADIC) de la Unidad Cuajimalpa, trabajaron en el diseño de una experiencia de usuario basada en la interacción para el aprendizaje. De su investigación derivó el desarrollo de una página web a la que denominaron Vivir el conflicto, una mediación interactiva para la resolución de conflictos familiares con perspectiva de género basada en los ejes de la Educación Sexual Integral (ESI).

Esta solución se constituye de tres partes: un emulador de toma de decisiones para el estímulo del aprendizaje; contenido instruccional descargable que brinda información verificada, y vínculos con una unidad especializada. Este entorno virtual para el aprendizaje es un primer paso para la construcción de soluciones basadas en la experiencia de usuario en entornos digitales y la enseñanza de la ESI.

La Educación Sexual Integral es una perspectiva innovadora en la formación enfocada en el desarrollo psicoemocional de las personas como un derecho de niños y adolescentes. La ESI se estructura en siete ejes basados en el respeto de los derechos humanos: el género y la salud sexual y reproductiva son los principales, de los cuáles se desprenden otros cinco, perspectiva de género, diversidad, afectividad, derechos y el cuidado del cuerpo.

En el trayecto de su investigación, los maestrantes crearon un cuadro metodológico para sistematizar sus indagaciones y dar estructura a su trabajo. Su objeto de estudio es la interacción para el aprendizaje de herramientas de comunicación para la resolución de conflictos familiares en el marco de la ESI como modelo de innovación, sobre todo en los entornos virtuales.

En su examen de grado, los estudiantes explicaron que su proyecto se centró en la vivencia del confinamiento por COVID-19 –ya que fue un fenómeno que impactó en las dinámicas de enseñanza– para comprender los procesos de consumo informativo e identificar los medios de comunicación de mayor penetración que consumían los adolescentes, las principales autoridades pedagógicas que intervienen en los medios digitales y la información pedagógica que caracteriza la experiencia del usuario.

A pesar de que los manuales de la ESI se imparten en preescolar, primaria y secundaria, más de 45 por ciento de la población objeto de estudio no satisface sus necesidades de conocimiento y busca informarse sobre relaciones sexuales en entornos digitales, porque ello les permite el anonimato. En su estudio de campo, los maestrantes observaron que los profesores no tienen una estrategia de enseñanza sobre dichos manuales.

La primera fase de desarrollo fue la investigación exploratoria mixta, cualitativa y cuantitativa, y después hicieron los hallazgos en campo para comparar los datos. Además, se observó que el medio que más utilizan los jóvenes de Nezahualcóyotl es YouTube, y los temas que más buscan son género y sexualidad: convivencia familiar, relaciones tóxicas, roles de género, orientación sexo-afectiva y temática.

Con datos cuantitativos se clasificó el comportamiento de consumo de información de estos temas en los ambientes digitales y se analizó, a partir de una metodología mixta, el análisis de discurso del contenido de los videos. Hicieron grupos focales de interacción humana-computadora y humana-información para detectar los problemas y las maneras en que los adolescentes interactuaban en el entorno virtual.

Con la información obtenida y clasificada, pasaron a la fase de propuesta de diseño de experiencia de usuario, en la que crearon la página web Vivir el Conflicto. En ella se explica en principio el concepto de conflicto, se ofrecen soluciones mediante experiencias lúdicas donde los jóvenes interactúan con las historias que ellos compartieron.

También son ofrecidos consejos para lograr una mejor relación con la familia a través de infografías y otras herramientas de comunicación que desarrollaron en su trabajo, y un último apartado titulado Quiénes somos que busca que los interesados tengan la seguridad de que están interactuando con expertos en los temas que consultan.

Al presentar sus conclusiones, los maestrantes sostuvieron que en México existen deficiencias para aplicar el modelo de la ESI en las escuelas, pues no se tiene claro el concepto de integralidad. Esta aseveración fue confirmada por la maestra Lorena Eutiquia Santos Zárate, directora de operaciones de la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar A.C. (MEXFAM), invitada como lectora a participar en el examen de grado.

Santos Zárate destacó que los maestrantes enfrentaron el reto del vacío que existe en la literatura en materia de educación sexual integral y en la carencia de herramientas específicas en esta política pública. Aseguró que esta página web que crearon tendrá gran potencial y podrá ser útil en posibles consumidores de instituciones que trabajan estos temas, como MEXFAM.

FUENTE: cronica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *