Publicado el Deja un comentario

Crean toalla ecológica libre de químicos y súper absorbente

Sharon Hernández , estudiante de la UAEMéx, explicó que logró que la protección femenina fuera sostenible al sustituir el algodón y el plástico por material amigable con el entorno.

Sharon Hernández del Valle, estudiante de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), desarrolló un prototipo de toallas femeninas a través del uso de la fibra del Kapok, el cual cuenta con todas las características anteriores y, además, no impacta el ciclo hormonal de la mujer.

La innovación del proyecto radica en el uso de fibra extraída del árbol Kapok, por lo tanto su huella ecológica es casi nula, pues el proceso de degradación de la toalla se contempla sea seis meses, mientras que el material convencional de otros productos es tarda hasta 500 años, destacó Sharon en una entrevista con El Sol de Toluca. Y en seis meses espera obtener los resultados finales, informó.

Cabe mencionar que el desarrollo de este invento llevó a Sharon a ganar el segundo lugar del Concurso Universitario del Emprendedor de la UAEM.

La estudiante del séptimo semestre de la licenciatura en Psicología en el Centro Universitario de Ecatepec de la UAEM explicó que logró que la protección femenina fuera sostenible al sustituir el algodón y el plástico por material amigable con el entorno.

Señaló que la materia prima que utiliza se obtiene de la ceiba pentandra o árbol de Kapok, la cual es antimicrobiana y antibacteriana, estas propiedades evitarán molestias de tipo dermatológico en quienes utilicen las toallas.

¿Cómo nació?

Sharon comentó que inició con el desarrollo de su prototipo desde el convencimiento de la importancia del cuidado del planeta y de los beneficios que pudiera tener en el ciclo menstrual de las mujeres.

Por ello, enseguida se dio a la tarea de buscar fibras naturales y encontró la extraída de Kapok.

“Es una fibra biodegradable con propiedades naturales microbianas y antibacterianas, también es muy absorbente”, detalló la universitaria. La cerda es más resistente y ligera si se compara con el algodón y explicó que su proyecto marca la diferencia con los productos existentes hasta la fecha en el mercado.

Características

Una de las principales características del prototipo es la absorción al fluido menstrual que es igual a las toallas sanitarias que se ofertan actualmente en el mercado del país.Además, la universitaria indicó que el material ayudará a evitar dermatitis en la zona genital de la mujer o en la entrepierna.

Dijo que, según estudios, hay antecedentes de que el uso de toallas y tampones sanitarios convencionales pudieran provocar afecciones a la salud de las mujeres, alergias, lesiones por contacto y el síndrome de shock (por erupciones en la piel) y alteraciones en el ciclo hormonal. Por ello, durante el desarrollo del proyecto innovó en la utilización de materiales no tóxicos.

La toalla femenina no tendría sustancias químicas como las toallas convencionales.

Pretendo que la utilización de la comprensa no tenga impacto negativo en el cuerpo de la mujer, ni en el medio ambiente por ser biodegradables, enfatizó.

Kapok

El invento se destaca por el uso de la fibra del Kapok, el cual esa especie maderable cultivada en zonas tropicales.

“No es una fibra muy conocida y podría funcionar muy bien para la realización la toalla sanitaria porque no existe actualmente de ese material”, enfatizó.

El insumo es poco utilizado y su costo en el mercado podría ser amplio, ya que no existe tanta producción de plantas, advirtió.

En ese sentido, informó se gestiona con ejidatarios del estado de Yucatán para la obtención de la materia prima, pues el árbol se siembra en la región sur del país.

Se trata de hacer convenios para que costo sea menor a lo cotizado.

Además, indicó que sumado a sus propiedades, el árbol es considerada una especie sagrada para cultura maya, al relacionarse con temas espirituales y de conexión entre inframundo y el cielo.

Contexto/Residuos

De acuerdo con información del Instituto Nacional de las Mujeres en el portal del gobierno federal, los residuos de higiene femenina tienen un impacto medioambiental importante.

Esto porque se estima que las mujeres menstrúan por cerca de 40 años, y en cada ciclo pueden utilizar 20 toallas sanitarias o tampones.

En ese sentido, en total sumarían 9 mil 600 artículos los requeridos en ese periodo a largo de la vida reproductiva de una mujer, que se convertirían en desechos.

FUENTE: elsoldetoluca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.